Caceroladas

Argumento 104

A la izquierda le aburre la Democracia.

Cuando vieron la victoria por mayoría absoluta de Aznar en el 2000 y la tranquilidad de un país que progresaba, generaba empleo, afianzaba la sociedad del bienestar, daba oportunidades para todos, crecía en importancia en los ámbitos internacionales y las autonomías más nacionalistas funcionaban con normalidad constitucional, dijeron basta.

El Prestige, un petrolero que nada tenía que ver con España, y que el gobierno del PP soluciono con brillantez y rapidez sus consecuencias fue el primer gran ensayo contra la normalidad democrática.

Luego utilizaron la guerra de Irak, a donde España solo envió un buque hospital.

Más tarde el brutal atentado del 11-M, en vez de compartir el dolor y la repulsa a los asesinos terroristas, lo utilizo la izquierda para influir en las elecciones. Una vez en el gobierno la Ley de Memoria Histórica, para enterrar la Concordia de la Transición. Ante la más que evidente victoria electoral del PP en autonómicas y generales del año 11, la izquierda volvió a la calle, esta vez sentadas y acampadas en plazas de muchas ciudades de España, con Zapatero/Rubalcaba mirando a otra parte.

Y así estos convulsos años centrados en dividir a la sociedad española e imposibilitar una sociedad políticamente tranquila y serena.

Cuando el 15 de Marzo Sánchez anuncio el mando único y el confinamiento, la izquierda solo calculo el nivel de daño a su supervivencia política y su primera puesta en escena fue la absurda e inaudita cacerolada al Rey cuando éste estaba dirigiéndose a la Nación en semejante trance. Confinamiento, muertes, colapso hospitalario, angustia, cierre de la producción, desbordamiento generalizado e incertidumbre. Podemos, en el gobierno, de forma activa, y el PSOE, con absoluta complacencia, lideraron semejante barbarie que dejo perpleja a buena parte de la sociedad española. El resultado fue que al siguiente discurso televisado de Sánchez la perplejidad se tornó en una sonora cacerolada contra el gobierno social-comunista.

Esto no estaba previsto por el matonismo radical de la izquierda que decidió en el año 2002 que la calle era propiedad suya.

En esta época convulsa que requiere de medidas de recuperación económica, de generar una renovada confianza, de proyectos serios para reactivar los sectores productivos, también son necesarias iniciativas que denuncien la presencia del comunismo, el independentismo, el matonismo y a los filoetarras en las instituciones.

  • Exigir al PSOE que abandone su complicidad con Podemos y sus pactos con los golpistas.
  • Derogar leyes cuya base es puramente ideológica.
  • Volver a la España de la Concordia.
  • Romper con quienes solo quieren destruir España, o subvertir la Constitución.

-RECUPERAR LA NORMALIDAD POLÍTICA QUE TRAJO LA DEMOCRACIA, NOS INCORPORÓ A EUROPA Y A LA OTÁN, GENERO BIENESTAR Y PROSPERIDAD Y, DESCENTRALIZÓ EL PAÍS COMO NUNCA ANTES EN LA HISTORIA.

Si el PSOE realmente quiere el bien de España y los españoles tienen que romper con quienes quieren el mal para España y los españoles.

0 Shares:
Quizá te pueda interesar
Leer más

El discurso del Rey

Argumento 47 La unidad como pueblo es el único camino para vencer la trágica Pandemia. Rey Felipe VI…
Leer más

“E la nave va”

Fuente fotografía: Público Argumentario 70 Los autónomos llevan por las medidas de restricción a la actividad económica como…
Leer más

Waterloo

Fuente fotografía El Nacional Argumentario 94 “Una gran nación no puede empeñarse en una guerra pequeña” Duque de…