Determinación

Foto: Siglo 21 Digital

Argumentario 72

“Cuando la situación es adversa y la esperanza poca, las determinaciones drásticas son las más seguras.”

Tito Livio

La deuda pública española está en 120% del PIB y en los próximos tiempos la caída de ingresos públicos por la parálisis económica no augura mejoría de ese inmenso lastre dejando un espacio fiscal muy reducido en los próximos años y, más aún, si acaban subiendo los tipos de interés que hoy siguen siendo muy bajos, lo que multiplicaría la deuda de forma asfixiante.

España necesita un cambio de rumbo inmediato.

Menos demagogia y más urgencia en poner en marcha un plan de ajuste a largo plazo, creíble, riguroso y estable de reducción de la deuda pública, con reformas del mercado laboral, con un proyecto realista de las pensiones, con reordenación del sistema de financiación de las competencias autonómicas, con compromiso con los sectores productivos y con el abandono definitivo de los discursos ideológicos que atentan contra el libre mercado, la libertad de empresa y la propiedad privada.

Además, el plan de recuperación con reformas potentes no solo es una necesidad perentoria es que nos lo van a reclamar de inmediato las instancias europeas para apoyar las transferencias económicas pactadas y, para seguir contando con el apoyo de la Unión Europea como iguales y no con una intervención de nuestras cuentas públicas lo que nos dejaría a merced de otros países.

El Plan necesita seriedad y urgencia para que el mercado de deuda no castigue el riesgo soberano o prima de riesgo como si fuéramos un país incapaz de atender nuestras obligaciones financieras.

En la deuda, 120% de nuestra producción, y en el paro, 6 millones de desempleados, está nuestro margen de maniobra

Ahí nos movemos.

  • Determinación para rebajar la deuda y recortar gasto para no aumentarla.
  • Determinación para crear empleo haciendo todo lo que se deba para animar el mercado laboral y lo que sea imprescindible para que la economía privada genere riqueza.

La política de plató y de calle nos lleva a la ruina. O nos ponemos en marcha o nos deslizamos por una pendiente muy peligrosa. Un círculo del que es muy difícil luego escapar.

Si se crea empleo la rueda comienza a funcionar. Menos subsidios, más recaudación y más consumo. Más ingresos públicos menos deuda y más capacidad para para mantener la sociedad del bienestar.

47 Shares:
Quizá te pueda interesar
Leer más

Y además se rien

Argumentario 167 “No te rías de una persona en su desgracia” Quilón de Esparta Sánchez es aplaudido por…
Leer más

Identidad

Argumentario 151 Galicia vuelve a ser adelantada de los Gobiernos que aúnan identidad con lealtad. Identidad propia, lengua,…
Leer más

El minuto atronador

Argumento 74 Casado profundizó ayer en la catástrofe de gestión de Sánchez, incidió en el desgobierno, recordó la…