Incontrolados

Argumentario 255

“No debería existir ningún poder político incontrolado en una democracia”.

Karl Popper

El gobierno está descontrolado por incontrolado.

Los medios de comunicación afines y sobretodo la televisión y radio públicas, que pagamos todos los españoles, tapando la gestión de la coalición social-comunista con cualquier asunto que distraiga la atención de la sociedad.

El Congreso cerrado a cal y canto a cualquier investigación política de la gestión gubernamental.

La Nación bajo el shock sanitario y económico de la Pandemia.

Y sobre todo, la desbocada acción de la Fiscalía General al servicio del Gobierno, que entre otros servicios que ha prestado están:

  • La ilegal presencia de la vicepresidenta de Venezuela Delcy Rodríguez en el Aeropuerto de Barajas, que la Fiscalía del gobierno no quiso investigar.
  • La negligente y desastrosa gestión de la crisis sanitaria, que la Fiscalía del Gobierno ha prohibido que los tribunales accedan a instruir.
  • El escándalo mayúsculo de Iglesias en todo lo que concierne a Dina Bousselham, que la Fiscalía del Gobierno ha conseguido paralizar en la acción de la justicia.
  • El acercamiento de etarras a las cárceles del País Vasco y el indulto a los golpistas del Procés, que cuenta con la extraordinaria ayuda de la Fiscalía del Gobierno para informar favorablemente.

Todo este desbarajuste democrático provoca que el gobierno esté sumido en una excitación constante de decisiones fraudulentas y ocultaciones sistemáticas.

A la increíble y reiterada negativa a dar relación del Comité de Expertos, que el propio Sánchez dijo tener para coordinación de la mayor tragedia sanitaria de la historia; a la férrea alianza política con los representantes de ETA en el Parlamento, prohibida expresamente cualquier relación con los grupos que no condenan el terrorismo; se une la escalofriante decisión de colocar el aparato del estado al servicio de las mafias de trata de seres humanos como eslabón imprescindible para que el tránsito ilegal de inmigrantes llegue al destino prometido.

Las mafias, que cobran ingentes cantidades de dinero, captan inmigrantes en África, justificando su negocio al lograr llegar al final del trayecto prometido.
El efecto mediático que provoca el aterrizaje de inmigrantes en los aeropuertos de la Península es la mejor publicidad para estas organizaciones criminales y los servicios que ofrecen.

Un país normal, con un gobierno normal no puede ser colaborador necesario de quienes en África a cambio de suculentas sumas de dinero recogen niños, mujeres y hombres y después de un tránsito lleno de peligros y muerte los colocan en España sabiendo que las autoridades van a transportarlos a la península lugar en el que las mafias vuelven a recogerlos para seguir explotándolos, en trabajos ilegales, en la prostitución, en actividades prohibidas de cualquier índole, siempre en situaciones de máxima vulnerabilidad.

Un país normal controla sus fronteras, y en caso de solidaridad, o necesidad de trabajadores para cualquier sector productivo organiza en el país de origen su legal traslado.

Pero el Gobierno está descontrolado, no gestiona la nación, desarrolla un plan ideológico y eso le hace actuar impunemente y mentir descaradamente.

Este frenesí solo se para:

  • Sabiendo lo que ocurre.
  • Denunciando públicamente, sin descanso, la ilegitima actitud de la coalición.

Solo por conocimiento real de todo lo que se pretenden ocultar llegará el desalojo democrático de Sánchez y sus secuaces del Gobierno de España.

1 Shares:
Quizá te pueda interesar
Leer más

El Rey y la sociedad española

Argumentario 19 “Si pusiérais tanto empeño en defender vuestra libertad como entusiasmo ponen ellos en tenernos sometidos, no…
Leer más

Libertad Económica

Fuente fotografía: Wikipedia. Mapa de calor con los resultados del Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage…
Leer más

Asfixia

Argumentario 39 La ideología está asfixiando las relaciones políticas y sociales. Cuando la doctrina se apodera del discurso…