Maggie

Argumentario 253

“El Estado es la asociación perfecta de hombres libres unidos para gozar de sus derechos y para la utilidad común”.

Hugo Grocio

Margaret Keenan ha sido la primera británica, europea occidental, en recibir la vacuna contra el COVID.

Maggie, la Señora Keenan, es el símbolo de la lucha contra la pandemia que asola el mundo.

Hace justo un año se supo que algo raro pasaba en China, un extraño y mortífero virus estaba causando enfermedad y muerte, y el confinamiento era su primera y urgente receta.

Todo parecía irreal, lejano, hasta que irrumpió en nuestras vidas personales, cotidianas, reales, diarias. Todo se trastocó. Todo cambió. Todo paró.

El Estado apareció de forma arrolladora en cada Nación. Pero lo hizo de forma diferente según la calidad humana y política de los gobiernos de turno.
El Estado no había tenido tanta presencia diaria, a la vez y para todos, desde las Guerras de mitad del siglo XX.

En España comenzaron en marzo 10 meses de estatalizacion. La dirección, el liderazgo, el acompañamiento, la coordinación, la cooperación, la utilidad pública de los estados modernos en nuestro caso se convirtió en un desastre de decisiones y en un uso extremo e ilegal de las prerrogativas constitucionales.

En España el Estado, que somos todos, fue arrebatado a la sociedad y, absorbido y secuestrado por la coalición gobernante.

El Social-comunismo, primero aturdido por la magnitud del Drama, mantuvo silencio.

Más tarde conformó el Mando Único. Después la Única Voz.

Y en el silencio del miedo y la preocupación generalizados por una población confinada en su totalidad comenzó a tejer su estrategia política con todos los grupos políticos que nacieron para destruir la democracia constitucional.

Hoy 10 meses después, los representantes parlamentarios de ETA y los representantes parlamentarios de los Golpistas catalanes están en la Dirección del Estado de la mano de Podemos, dueños y señores del escenario político.

La aniquilación del español como Lengua común en amplios ámbitos de la sociedad, la persecución a la libertad educativa, el compadreo con etarras y golpistas y la conversión del ministerio del interior en el último eslabón de la cadena del comercio de seres humanos desde Africa a la Península, hacen del Estado hoy un instrumento al servicio de los que están aprovechando la Crisis Sanitaria para demoler la Constitución.

Maggie, la Señora Keenan, es la luz al final del túnel. Esperanza en todas sus dimensiones, el fin de la enfermedad y la vuelta a nuestras costumbres y tareas cotidianas.

La Sociedad una vez vuelva a estar en la calle, atendiendo cada uno su quehacer diario, personal, familiar o profesional, ha de denunciar el secuestro del Estado por parte del gobierno y exigir que vuelva a su legítimo dueño, los españoles.

El Estado ha de volver a defender nuestros derechos y ser útil para nuestra prosperidad y bienestar comunes.

La valentía de Maggie es el símbolo de la lucha contra la enfermedad pero también la lucha en defensa de nuestra libertad y democracia, hoy en claro proceso de destrucción por quienes están al mando del gobierno.

5 Shares:
Quizá te pueda interesar
Leer más

Capitolio y 15M

Argumento 5 Las trágicas imágenes que llegan del Capitolio son el colofón de la agitación populista desenfrenada contra…
Leer más

Unos y otros (II)

Argumento 64 Puig/Oltra/Ribó no están Los que se cogían de la pancarta, gritaban, insultaban, mentían, tergiversaban, perseguían, denunciaban,…
Leer más

Que el juez elija al juez

Argumentario 215 En 1980 en pleno impulso del desarrollo de la Constitución, recién aprobada por los españoles, se…