El Rey y la sociedad española

Argumentario 19

“Si pusiérais tanto empeño en defender vuestra libertad como entusiasmo ponen ellos en tenernos sometidos, no estaría el estado en la situación lamentable en que está, ni vuestro bienestar en manos de los más desaprensivos, sino de los más honrados”.

(Salustio. Yugurta)

El Rey y los españoles, la jefatura del Estado y el pueblo es hoy lo más sensato, abnegado y comprometido con la nación que hay en nuestro país

El pueblo sufriendo las dentelladas de la pandemia y de la crisis económica.

Los sanitarios, y todos los que colaboran en hospitales, centros de salud, laboratorios. La solidaridad que desarrollan familias ante la enfermedad o el paro.

El apoyo de la Iglesia y organizaciones benéficas para atender todos los días a los más desfavorecidos.

Las policías haciendo posible que la vida cotidiana se acople a las exigencias del momento.

Los dueños de pequeños negocios de todo tipo soportando cierres de su actividad a riesgo de sus propias economías y de sus propios trabajadores.

La nación, sin gobierno, aguantando la presión con una altura y entereza históricas.

Los españoles estamos defendiendo nuestra libertad sobrecogidos, pero conscientes del problema. El sacrificio tendrá su recompensa, acabaremos con la pandemia.

Y quienes hoy solo juegan con nuestra incertidumbre y tienen sometidas las instituciones de la democracia perderán en las urnas el poder manoseado a su interés como nunca en la democracia había ocurrido.

El convencimiento de que nuestro bienestar y prosperidad estarán en manos de los más honrados es la esperanza que nos tiene que ayudar todos los días para enfrentar esta trágica situación.

El Rey, su serenidad y contacto permanente con la sociedad, convenientemente tapado por el poder político, es la referencia insoslayable de que nuestro país sigue siendo una monarquía parlamentaria.

El parlamento cerrado, los debates políticos censurados o tergiversados, el gobierno preocupado por su propio interés, Sánchez pagando hipotecas a los podemitas e independentistas, la justicia acechada por la coalición y por la fiscalía general, todo un panorama de estado bolivariano.

Pero España tiene en su nación su fuerza y en su constitución su futuro.

El Rey como jefe de un estado democrático occidental y el pueblo como una nación culta y abnegada, consciente de la trágica hora que vive con capacidad para volver a poner en marcha la máquina de la prosperidad y el mantenimiento de la sociedad del bienestar.

6 Shares:
Quizá te pueda interesar
Leer más

Puig y el dinero de todos

Argumento 1 La incomparecencia de Puig para explicar el dinero a The Guardian por su entrevista, para su…
Leer más

¿Monarquía o república?

Argumentario 131 – Democracia o autocracia. – Estado autonómico o centralizado. – Economía de mercado o planificada. –…