Un Gobierno ilegitimo

Fuente fotografía: Moncloa

Argumentario 132

Desde el principio la ilegalidad ha sido lo que ha regido en el gobierno social comunista. La ilegalidad internacional con la presencia de la vicepresidenta de la dictadura venezolana en Barajas; la legalidad en los nombramientos, Rosa María Mateo en TVE; la ilegalidad en los ceses, el del Coronel de la Guardia Civil; la burla a la ley con los indultos; las leyes de mutación constitucional, la educativa, la de memoria histórica y la de la Eutanasia.

Ahora los tribunales han decretado ilegal el mayor período de pérdida de libertades decretado en la Democracia, en plena Pandemia por el mecanismo utilizado por Sánchez.

Ayer el Tribunal Constitucional estableció que entre el 14 de marzo y el 4 de mayo de 2020 no hubo una mera limitación de libertades, sino una auténtica suspensión del derecho de circulación. Y que para ello debió haberse acordado un estado de excepción, y no de alarma. El Tribunal estima que fue un vaciamiento o una cesación de un derecho esencial, y no una simple restricción, de modo que no cuestiona en sí las medidas adoptadas, sino su adecuación jurídica a lo que realmente regula la ley de alarma en España.

El 15 de Mayo de 2020 en su Argumentario 94 el Foro 2020 ya denunció la inconstitucionalidad del estado de alarma, su aplicación y sus prórrogas.

La intencionalidad política era clara por parte de Sánchez, no es un error jurídico o una interpretación errónea de la ley, se hizo a conciencia para obscurecer el funcionamiento regular de las instituciones democráticas. Fue un golpe al estado de derecho premeditado y continuado.
La explicación que dio el Foro fue,

“-Alarma, Decreto del gobierno y posterior dación de cuentas al Congreso.
-Excepción, Decreto acordado por el Gobierno pero previamente requiere de aprobación del Congreso.

-Alarma, 15 días máximo
-Excepción, 30 días máximo

-Alarma, prórroga por los 15 días y ya con la aprobación del Congreso
-Excepción, prorrogables por 30 días máximo y de nuevo con la previa autorización del Congreso
La Constitución es de una claridad meridiana

La dupla Sánchez/Iglesias ha vuelto a interpretar la Constitución en un alarde de cinismo y exagerada alteración del sistema de equilibrio poderes.
La excepcionalidad no es interpretable. Y si no dice la Constitución de manera explícita lo que se pretende hacer, sencillamente no se puede hacer.
Podrían haber optado por el estado de excepción, pero eso requería del previo consentimiento del Congreso.
Optando por el estado de alarma, podrían durante los 30 días, suma del primer plazo y su prórroga, haber aprobado decretos leyes relacionados exclusivamente con la situación de alarma o modificado leyes para adecuar la vida de los españoles a la Crisis sanitaria y sus consecuencias.
Pero eso obligaba a ejercer la democracia con negociación y debate con los grupos parlamentarios prácticamente todos los días. Y para Sánchez/Iglesias la Democracia es una tarea cansina, insoportable, aburrida y estéril.
Por eso han optado por un régimen de excepcionalidad encubierto interpretando los tres estados alarma, excepción y sitio creando una fórmula peligrosa de opacidad, comodidad, despiste y apariencia de constitucionalidad.”

Todo un amontonamiento de decisiones ilegales, arbitrarias, autoritarias, que hacen de este gobierno ilegítimo e incapaz para continuar.
En una democracia normal, como lo era la española hasta la llegada de la coalición y sus secuaces parlamentarios, hoy deberían disolverse las cámaras y convocarse elecciones generales.

0 Shares:
Quizá te pueda interesar
Leer más

Toque de queda

Argumentario 216 El desbarajuste es absoluto. Sánchez al volver de sus vacaciones anunció que no haría nada desde…
Leer más

El golpe

Argumentario 120 “Es cierto que la libertad es algo precioso, tan precioso que debe ser racionada cuidadosamente” Lenin…
Leer más

Mantener la calma

Argumentario 32 España siempre ha conseguido superar los peores momentos cundo mantuvo la calma. En la Transición de…